¿CÓMO ESTÁN USTEDES?

Bieeeeeeeeeeeeeen….???

En realidad, “not very well“, como dice Peppa Pig en uno de sus capítulos.

No sé si será la proximidad de la primavera, que dicen la sangre altera, pero mi grupo de amigas y yo misma andamos revueltas y sobre todo, exhaustas. Cada cual tiene su historia, pero entre nosotras existe un hilo conductor que puede que explique muchas cosas. Todas tenemos en torno a los cuarenta. Todas somos hijas y la excepción es no ser también madre. Y trabajadoras, además de hacerlo dentro, laboramos fuera de casa. Es decir: metemos en el cóctel hacer las camas, pensar el menú de mañana, los mocos un hijo, la crisis de identidad del otro, la operación del abuelo, la depresión de la abuela, las horas de elaboración del nuevo proyecto, la avería del coche, la ciática que tira, las hormonas que fluctúan, la amiga que se divorcia, el tiempo que se pone gris, la falta de kikis, un sueño terrible…y no te pongas a ver con todo esto el telediario. Lloras seguro.

Pues es que como para no estar revueltas y exhaustas. Somos la generación “bocadillo”, que no acabamos de criar a los hijos, que ya tenemos que ocuparnos de los padres, que en lugar de conciliar, nos echamos en la mochila la responsabilidad de la casa, los niños, el deseo y la necesidad de un trabajo que nos empodere y dignifique, y que no bastándonos con esto, queremos responder a unos cánones de belleza y de felicidad estandarizados que responden a tener cuarenta años pero la cara de treinta y el cuerpo de veinte, viajar al menos una vez al año a un sitio interesante, running al menos tres veces por semana, juerga con los amigos al menos un sábado de cada seis, libro con sentido en la mesita de noche…y en los ratos libres hacer cupcakes.

Esto cansa mucho. Pero mucho, mucho. Física y mentalmente.

Pienso cuando era una niña, y veía a los payasos. “¿Cómo están ustedes?”. Y yo respondía “bieeeeeeeeeeen”. Y lo estaba. Mi energía se concentraba en gritar todo lo fuerte que pudiera en ese momento.

Quizá sea más fácil de lo que pensamos estar bien. Quizá sólo sea necesario decidir en qué queremos concentrar nuestra energía. Y hacerlo.

¿Cómo están ustedes? ¿Cómo estás tú?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s