Luchar o no luchar. He ahí la cuestión

(Del lat. luctāri).

1. intr. Dicho de dos personas: Contender a brazo partido.

2. intr. Pelear, combatir.

3. intr. Disputar, bregar, abrirse paso en la vida.

Esto dice de tan insigne verbo la RAE.

Los verbos, las palabras, al igual que las imágenes, las conversaciones…adquieren un significado bien distinto dependiendo de quien los dice, las ve, las escucha. Dependen del contexto, del tono y de la manera.

Desde que somos concebidos como seres humanos luchamos. Peleamos, combatimos contra fuerzas externas (e internas) por abrirnos paso a la vida.

En la mayoría de los casos lo fácil es no luchar. En muchas ocasiones, todos, incluso nosotros mismos, nos daremos argumentos para convencernos de ello. “Tienes mucho que perder”. “Ahórrate el mal trago”. “¿Estás segura de que merecerá la pena?”.

Como hace minutos acaba de promulgar una muy buena amiga y mejor persona: “No es dinero. Es dignidad. Y eso ni se compra ni se vende”.

Eso se defiende.

Poco queda de nosotros si desaparece la dignidad.

Nada que merezca la pena.

A mis queridas A. y S.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s