Ayer estuve visionando “El peso y el espejo. David de Jorge”. Me pareció un reportaje interesante, bien realizado y apartado de cualquier frivolidad.

Me quedo con la frase “¿Fuerza de Voluntad? Yo no sé qué es eso, como tampoco sé qué es el espíritu santo”. O algo muy parecido dijo.

Adelgazar no es algo que requiera de fuerzas misteriosas. Para reducir grasa, cada cuál tiene su pauta y sus necesidades, pero sobre todo su motivación…y su momento. David de Jorge, durante el reportaje, hace referencia a algo sin duda esencial: encontró la motivación porque encontró el momento. Trabajó durante años rodeado, tal cual los llamó, de “vampiros”. Él trataba de contrarrestar el estrés que le generaban con su talón de Aquiles: la comida.

Resueltas las influencias vampíricas, y aupado por nuevas aspiraciones profesionales y sobre todo, apoyos personales, tomó la decisión de poner fin a aquello que más trabas le suponía para ser feliz. Y a fe que lo está consiguiendo. Lo ha conseguido.

No hay excusas. Si un hombre que pesaba 267,5 kilos lo ha logrado, todos podemos.

Pero seamos listas. Y listos. Busquemos el momento. Y los apoyos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s